22 enero, 2019 n9u238

Cannabis para nuestros abuelos – ¿Porque se rehúsan?

Es un hecho que nuestros abuelos son los que se pueden beneficiar más del uso de un extracto de cannabis. Sin embargo, estas personas que tanto procuramos son las que históricamente se han opuesto a la planta y sus usos. Esto no es una coincidencia, pero ¿Por qué?

Definitivamente los abuelos representan esa población que más se está beneficiando con el uso del extracto cannabinoide, pero también ellos son los que tienen más tiempo recibiendo un mensaje o una creencia de que la “Marihuana es una sustancia prohibida”. Es decir, nuestros abuelos llevan décadas y décadas siendo los receptores de un mensaje derivado de una agenda antidrogas. Hoy en día seguimos sufriendo los impactos negativos de la prohibición ya que no solo se prohibió la planta, la elaboración y la comercialización, sino que también se nos prohibió la “investigación”.

Apenas ahora con la ayuda de publicaciones independientes y redes sociales es que empezamos a conocer sobre evidencia científica publicada en otros países que demuestra la efectividad del uso de Fito-cannabinoides para aliviar síntomas relacionados con:

  • Artritis
  • Insomnio
  • Alzheimer
  • Parkinson
  • Ansiedad
  • Diabetes
  • Osteoporosis

Estos son padecimientos que normalmente se presentan con la edad y todos podemos relacionarnos con alguna persona mayor dentro de nuestra familia que puede mejorar su calidad de vida con esta medicina, pero de nuevo ellos son los más afectados por una prohibición que no tiene sustento científico, no cuando sabemos que nacemos con un sistema endocannabinoide, no cuando sabemos que los cannabinoides producen un efecto analgésico, antinflamatorio, ansiolítico, anti-insomnio, neuro protector, antidiabético y anti-proliferativo entre otros.

Hoy la pregunta es muy sencilla: ¿Que me impide utilizar cannabinoides para aliviar los síntomas de mi enfermedad?  Hablando desde una trinchera científica no hay ningún impedimento. En la práctica, el mito es más grande que la realidad y solo educándonos es que podemos quitarnos esa venda de los ojos.

Entre más pacientes de la tercera edad sean testimonios de las propiedades medicinales del cannabis, más vamos a comprender que la prohibición no tiene bases y que debemos exigir las garantías para que podamos tener la libertad de elegir un tratamiento alternativo y un acceso seguro a su medicina.

Vemos debate, vemos apertura, vemos cantidad de estudios científicos que avalan un derecho a la salud, pero también vemos intereses económicos y avances muy lentos en materia de regulación. Aquí lo cierto es que nuestros abuelos no pueden esperar, no tienen el tiempo para una reforma de salud. Ellos y sus familiares solo buscan una vida digna y se requiere de un acto compasivo para regresarles la calidad de vida que merecen.

Felipe Saucedo / Fundacion Loto Rojo A.C. / 22 Enero, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *